Facebook Twitter
CDV contra el Carbunclo
Campaña 2013

CDV contra el carbunclo


El Preservicio
Etapa fundamental para determinar resultados

 

Acercándonos al final de la temporada de pariciones y con la llegada de la primavera, entramos en el período PRESERVICIO dentro del calendario productivo.

 

Es en esta etapa cuando debemos tomar decisiones claves para asegurar nuestra producción a futuro y es en este momento, más que nunca, cuando debemos trabajar sobre los 3 pilares que la sostienen: nutrición, manejo y sanidad. En la medida que las acciones sean acertadas mayor será el resultado tanto en lo productivo como, obviamente, en lo económico.

 

Enfocándonos en el pilar de la sanidad, la medida principal a tomar es trabajar sobre los rodeos para evitar las consecuencias de las llamadas “Enfermedades Reproductivas”, entre ellas: IBR, DVB,  Campylobacteriosis, Leptospirosis, Brucelosis, Tricomoniasis, Neosporosis, sólo para mencionar algunas. Para estas enfermedades hoy contamos con herramientas efectivas tanto para su prevención como para su control.

 

Estos agentes principalmente causan Pérdidas que pueden ser directas y palpables como mortandad o abortos, o indirectas y ocultas, manifestadas a través de repeticiones de celos, bajas en los índices reproductivos y costosos tratamientos. Pero, así sean directas o indirectas, finalmente son Pérdidas, mermas que disminuyen la eficiencia de nuestro rodeo y, por consiguiente, afectan directamente la rentabilidad de la producción pecuaria.

 

Veremos más adelante en cifras que no es casual que el porcentaje de destete a nivel nacional ronde el 63%, cuando establecimientos de punta logran índices superiores al 85%. Esos 20 puntos de diferencia representan unos 5 o 6 millones de terneros al año, más de $ 5.000 millones que se pierden por no trabajar sobre la sanidad y la eficiencia reproductiva.

 

Es de vital importancia contar con el asesoramiento de un profesional veterinario que, conjuntamente con el productor y el apoyo de un laboratorio de diagnóstico, determinen la real situación sanitaria que presenta cada establecimiento. Resulta fundamental realizar controles de enfermedades venéreas a los toros previo al servicio, de modo de minimizar la exposición de nuestros vientres a estos agentes, sobre todo en este momento. Claro está que es la época ideal para implementar planes de vacunación para prevenir las consecuencias que este complejo de enfermedades reproductivas producen.

 

Frente a las bajas en los índices reproductivos que repercuten directamente en la economía de la empresa ganadera y, pese a que contamos con la herramienta más económica y a la vez más efectiva, la vacunación, resulta difícil entender que en la actualidad el mercado de vacunas reproductivas en Argentina ronde los 10 a 12 millones de dosis, cuando se calcula que el potencial de aplicación de las mismas rondaría los 35 millones de dosis, si tenemos presente que actualmente entre vacas y vaquillonas contamos con 27 millones de vientres. Vemos ahora que no es casual, entonces, la baja performance reproductiva que padecemos actualmente.

 

Haciendo una cuenta rápida entre la diferencia de las dosis aplicadas versus las potenciales y el potencial  de mejora que podemos lograr a través de la prevención, podemos decir que para el rodeo nacional necesitamos hacer una inversión de 100 millones de pesos en prevención, con un potencial de retorno de inversión de 5000 millones por aumento de la zafra de teneros, a través de la disminución del impacto de las enfermedades reproductivas.

 

 

CDV contra el CARBUNCLO

 

En línea con la baja implementación de profilaxis vacunal, cuestión que lamentablemente no se restringe a las enfermedades reproductivas, cabe destacar la preocupante disminución en la prevención de Carbunclo bacteridiano que se evidenció en los últimos años y la también preocupante aparición de brotes de Antrax que han surgido en los últimos tiempos y de las cuales hubo noticias en las zonas de Azul, Laprida y Olavarria a comienzos del 2013.

 

Suele escucharse que la ganadería no pasa por su mejor momento, se habla de la falta de incentivos, precios atrasados y demás cuestiones que parecen justificar la desinversión a la que se enfrenta la actividad. Sin intención de poner en dudas todas estas argumentaciones, e incluso compartiendo muchas de ellas, no sólo se justifica, sino que se hace indispensable minimizar todos los riesgos que atenten contra nuestra producción o nuestras fabricas de terneros, los vientres. Es vital trabajar para lograr más terneros y también proteger a los vientres para que puedan continuar dándonos esos terneros.

 

Por todo lo dicho anteriormente es que comenzamos con la Campaña CDV contra el carbunclo”, en la cual no sólo queremos trabajar en la prevención de las enfermedades reproductivas, sino además concientizar al productor acerca de la necesidad de prevenir enfermedades fácilmente y eficazmente controlables como lo es el Carbunclo. Esto no está solamente dirigido a evitar las altísimas pérdidas económicas que produce la enfermedad, sino además para minimizar el riesgo que implica para la salud del ser humano por ser una enfermedad zoonótica.

 

CDV ofrece al productor la posibilidad de que a todo aquel animal que reciba una dosis de Viral reproductiva CDV, se le aplique sin costo alguno una dosis de Carbunclo CDV para complementar el plan sanitario.
De modo que invitamos a todos los veterinarios y a nuestra cadena comercial a sumarse a esta iniciativa e invitar a los productores a tomar conciencia, vencer esta enfermedad y aumentar su producción.

 

 

Fernando Calvete
Veterinario
Gerente de Ventas y Servicios
CDV



logo CDV